Conocemos la historia: 

Tenemos una idea, queremos empezar a compartir nuestra pasión, emprendemos nuestro negocio o empezamos a contar nuestros servicios en redes sociales pero nada pasa… Un like de tu mamá, tu hermana y el tuyo, pa’ hacer bulto.

Pero ¿qué pasa con la gente? ¿Por qué no llega?

Le metes diseño, sigues expertos, estudias el algoritmo. 

Ganas dos likes más. No llega gente a tu negocio o consulta. 

Quizás ha pasado solo un mes desde que empezaste pero, naturalmente, sientes frustración. Te preguntas “¿estoy perdiendo mi tiempo?”.

Ahí es donde toca invocar el #PoderDeLaHormiga 🐜. 

Construir una comunidad, encontrar la voz de nuestra marca, llegarle al corazón de una audiencia requiere tiempo, constancia, atravesar varias capas de ego y temores para llegar a ese sitio en el que disfrutamos compartiendo lo que somos, nuestros dones y talentos y conectamos sin esfuerzo con otros. 

¡No desfallezcas! 

Como la hormiga, carga tu hojita un pedacito de camino cada día, pero no dejes de hacerlo. Hazlo con música, disfrutando del camino, vacilando. Te aseguramos que cuando veas atrás te agradecerás la paciencia y la constancia que han labrado el camino hacia tu propósito. Y otra cosa buena de las hormigas: ¡nunca están solas en la labor! Tú tampoco 🐜🐜🐜🐜🐜🐜🐜. 

Ahora bien, para que ese camino de hormiguita nos lleve a donde queremos es necesario elegir dónde pondremos los esfuerzos, dónde seremos constantes a la hora de construir nuestra comunidad. 

Como siempre te recordamos que es vital tener claro el para qué de ese crecimiento. 

Tener claras tus motivaciones, expectativas y metas es vital para mantener el foco en el día a día. 

¿En qué áreas y temas te conviene ser constante? Te dejamos algunas ideas. 

  • Mantén un ritmo sostenible en tus publicaciones. No se trata de publicar mucho, pero sí mantener un ritmo de publicación que sea sostenible y que te ayude a mantenerte presente en la vida de tu comunidad. Te recomendamos elegir formatos con los que estés a gusto para que mantener la continuidad de tus contenidos no sea un suplicio. 
  • Editorializa y crea hábitos de publicación para ti y tu audiencia. No es lo mismo hacer un Instagram live a lo loco cualquier día sin avisar a nadie que hacer un live cada semana o cada quince días sobre temas asociados a tu marca. Ese esfuerzo sostenido abre un espacio de encuentro con tu comunidad y la constancia favorece el compromiso (tanto para ti como para tu gente). Obviamente, no se trata solo de elegir el formato, sino de que el contenido sea útil para la comunidad que quieres construir. 

Persevera en el ensayo y error. A veces hay ideas que nos encantan pero que no funcionan tan bien una vez que las ejecutamos. Otras veces nos aventuramos con una idea y resulta súper efectiva. La clave es probar, aprender y volver a intentar. Con este punto no solo irás descubriendo los mejores formatos y temas de tu marca, también trabajarás la creatividad, la tolerancia a la frustración, la resiliencia y la humildad.

Deja un comentario